jueves, 8 de octubre de 2015

Canta el gitano guitarra en mano

Todo brilla con la cadencia
De un monótono despertar.
Un Ferry atraca en el puerto
En el mar de Alborán,
La alcazaba domina altiva
un vasto enjambre de laberintos de piedra.
Se oye el bullicio de los mercados,
El incesante  fluir del tráfico,
El ingenio de los buscavidas,
Se oyen las risas de niños
Cargados de sueños.

El mar reposa de madrugada
Y conversa con la luna.
En la quietud de la noche
Canta el gitano guitarra en mano
A la locura de las pasiones.
Canta a unos ojos verdes,
Cuenta historias de traiciones,
Cuenta con sabiduría popular
Que el tiempo no es una línea recta,
Que la verdad es una quimera.

¿Dónde vas corazón mío?
Espero que el saber no apague el brillo de tus ojos.
En el teatro el mejor actor es ovacionado,
y vive el mundo de mentiras piadosas.
Espero que la soledad no te visite,
Que encuentres un espacio donde volar
Entre tantos espejos.
Eres de luz transparente
Y te atraen los agujeros negros.
¡Ay Aurora que lento te vistes
En los meses de otoño!
Cuando los árboles mudan de hojas.
¡Ay Aurora!
Se abre la veda para un nuevo combate,
En la locura de las colmenas
Solo reinan los aduladores,
los inconscientes y los ignorantes.
Dame de beber de la pócima de la sandez
¡Oh amada mía!
Que soy un ser insignificante,
Enséñame a amar el carnaval,
El baile de máscaras,
El lenguaje tedioso de la cotidianidad,
Enséñame a vivir el día a día,
A ser uno más,
Dame lecciones de humildad,
Pues tan solo soy un hijo más
De la madre tierra,
Tan sólo soy una estela en el mar.


Todos los derechos están reservados. Diego Torres 2015.