lunes, 15 de febrero de 2016

Luna de Sangre

Naftalina y energía discontinua,
Allí estábamos enjuagando nuestras pleuras en agua astral;
La luna de sangre nos transporta al roble
Y A los afrutados olores del vino,
Al consumo lento del incienso
Y a la catarsis que producen las llamas del fuego.

¡Oh luna de sangre! Del poroso basalto germinan frutos carnosos,
De la destrucción nace la vida: espartana, vigorosa y floreciente.
Del acero candente y las manos de Hefesto
Se forjan blasones, escudos y ducados.


¡Oh luna de sangre¡
Te adoramos, bebemos de tu soma
Y de tu unidad infranqueable e indivisible.
¡Oh luz que ilumina los ensueños, Oh maestra seductora!
Eres la reina de los mares,
Eres el clítoris erecto del universo,
La soledad vestida de seda,
La letra escarlata y  la purgadora de anhelos.

¡Oh luna de sangre!
Eres la caja de Pandora, el bocado de Adán,
Eres la testigo del ciclo del barro
Y de la maestría de los alfareros.

¡Oh luna de sangre!
Madre de cálidos brazos y amante entregada,
Sube conmigo al barco
Y acompáñame hasta el próximo acto.
La función está a punto de comenzar…

Todos los derechos están reservados©. Diego Torres 2016