sábado, 7 de noviembre de 2015

Roman Polanski

Queridos lectores como amante del cine debo declararme admirador de la obra de Roman Polanski. Si bien, su vida guarda pasajes muy oscuros, no son de mi incumbencia. De sus filmes me atrapa la niebla y el caos  que reside en la mente de sus personajes. Sin duda, bailamos sobre el alambre de la locura más a menudo de lo que creemos, y las pasiones brotan de forma desbocada como ríos de lava en los momentos más insospechados de nuestras vidas.

En sus películas se hace presente la intenta soledad de la vida en las urbes, la desconexión de la realidad que provocan el tedio y la monotonía; la maldad escondida tras una apariencia inocente, tras una mirada perdida. Ciudades oscuras y marchitas, ojos que miran vigilantes, sonrisas sardónicas, folie a deux, Henry Miller, Paris; Dios camina lejos del hombre en las tardes de otoño cuando caen las hojas marchitas.

Destacaría entre sus obras Bitter Moon, La Locataire y Repulsión, aunque hay otras muchas más para destacar. Para acabar, ya ven que es un artículo chiquito, les invito a degustarlas y adjunto una fotografía de Bitter Moon, película donde se demuestra que los fuegos no sólo se apagan sino que también pueden quemarte hasta reducirte a cenizas. 









Todos los derechos están reservados ©. Diego Torres 2015.