lunes, 11 de enero de 2016

Breve tributo a Miguel de Cervantes

Pareciome ser docto en nada e ignorante de muchas verdades, aun así sobrevuela la arrogante y altiva voz acechando y esperando la grieta más ínfima para coronar el más alto trono que hubiere. Y es que la hermosura sedienta al enamorado y asfixia la inocente mirada del objeto deseado; y tan mala es la mesa llena como lo es vacía, y triste es la riqueza de las letras si el lecho está vacuo, si la soledad le acompaña por despecho, si se aleja de amigos, familia y de la realidad. Que el sabio no lo es por atesorar conocimientos sino por saber medir las cosas en su justa medida, no lo es por encarecer sus palabras, mas lo es por encontrar el sosiego y el comedimiento, es decir, la moderación de sus voluntades y deseos. 

Todos los derechos están reservados©. Diego Torres 2016.